Archivo de la etiqueta: olfato

Cuando comes espárragos la orina te huele a mofeta

Los espárragos son una delicia gastronómica. Los trigueros dan sabor recio a algunos guisos o sirven como aromática guarnición. Los blancos son de sabor suave e intenso y se suelen tomar solos con un chorro de aceite, pimienta o mahonesa. Unos 15 minutos después de disfrutarlos nuestro organismos elimina algunos productos de desecho. Vamos al baño y notamos que nuestra orina tiene un olor diferente y muy fuerte. El aroma lo provoca una molécula exclusiva de los espárragos, llamada ácido asparagúsico, que contiene azufre. Cuando nuestro cuerpo lo metaboliza se forman varias sustancias de desecho volátiles (metanetiol, dimetilsulfóxido dimetilsulfido y dimetilsulfona) presentes en la esencia de mofeta, que eliminamos por la orina.

(Foto: Anton G) (Foto: Anton G) Sigue leyendo

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El perro, nuestro aliado contra las enfermedades

Los perros son leales y cómplices con su dueño. Cada día, tanto en la vida doméstica como en las labores de salvamento en montaña o detección de drogas, sin excepción nos demuestran que podemos contar con ellos. Por eso el perro se ha ganado el título del mejor amigo del hombre.

Los canes también son capaces de ayudarnos en la lucha contra las enfermedades. Los científicos saben que hay perros capaces de prevenir a sus dueños de un inminente ataque de epilepsia o de hipoglucemia en diabéticos. Y también que hay perros que detectan marcadores de algunos tipos de cáncer en la orina.

Ahora un estudio científico, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en colaboración con la Universidad de Torino (Italia) y la corporación estatal keniata Kenya Wildlife Service, demuestra que también nos pueden ayudar a detectar enfermedades infecciosas. La investigación está protagonizada por Ingo y Buck, dos espléndidos sabuesos bávaros de montaña.

Buck, sabueso (Foto: CSIC)

(Foto: CSIC)

Ingo se incorporó al estudio, que se inició en 1995 y aún sigue en marcha, cuando tenía cuatro años y murió en 2001 de viejo. En 1999 se unió al trabajo Buck, un cachorro de 4 meses que hoy tiene 12 años y podéis ver flamante encaramado a las rocas en la fotografía.

Los científicos adiestraron a los perros para detectar animales vivos o muertos afectados con el parásito de la sarna a kilómetros de distancia en un escenario espectacular, las Dolomitas, en los Alpes italianos. “El olor de un animal con sarna es único e inconfundible, ya que las heridas que causa en la piel se infectan fácilmente de bacterias. Por ello creímos que la capacidad olfativa de los perros podía ser educada para detectar animales enfermos a grandes distancias en la naturaleza”, explica el investigador del CSIC Samer Alasaad, de la Estación Biológica de Doñana.

Durante este primer tramo del estudio los perros han detectado 292 animales muertos afectados por sarna, algunos incluso cubiertos por una capa de nieve, y 63 enfermos. No hubo falsos positivos y ninguno de los canes resultó contagiado a pesar de la cercanía con los parásitos. En el mismo periodo de tiempo, otro grupo de trabajo, integrado por cazadores locales no ayudados por perros adiestrados, localizó tan solo 18 animales contagiados y 65 cadáveres con sarna. La diferencia entre los localizados por los canes y por los humanos es evidente.

El propósito final del estudio es utilizar las técnicas de rastreo usadas con éxito con perros para prevenir y combatir plagas de enfermedades causadas por ácaros en animales, como la sarna, para evitar su contagio a humanos. Por supuesto, los perros también servirán para detectar los casos en humanos.

Otro estudio reciente acerca de los beneficios sobre nuestra salud de tener perros como mascota es de un hospital universitario de Finlandia. Los científicos han analizado a casi 400 bebés en su primer año de vida. Los que tenían perro en casa y, en menor medida gato, sufrieron un 30% menos de infecciones respiratorias, como alergias o asma, y un 50% menos de infecciones de oído. La conclusión: no sólo enferman menos, sino que se curan antes y necesitan menos antibióticos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest