Archivo de la etiqueta: lana

Así se hace lana en la granja de Ben

Ben Hole es un granjero de 29 años que viene de una larga estirpe de trabajadores del campo. Su granja familiar está situada en la península de Purbeck, en Inglaterra. El clan lleva 50 años criando cerdos, vacas y cultivando pequeñas áreas de estas onduladas tierras británicas dominadas por colinas.

Este año los Hole han decidido lanzarse a la fabricación de lana. Crían las ovejas y las esquilan con mimo y decisión. Empaquetan la lana en sacos y los envían a un maestro artesano local. Este lava la lana, la seca al aire fresco y marino de la zona, hila y tiñe con métodos tradicionales. A las seis semanas devuelve a la granja su materia prima convertida en un producto exquisito, listo para vender.

Ben comparte en Instagram cientos de fotos sobre la fabricación de la lana y su vida en esta granja enclavada en uno de los paisajes más bellos del mundo, donde el verde cubre suelos cortados abruptamente en acantilados que dan paso a un mar inmenso. Pasear por su galería es una auténtica delicia, sobre todo para los que somos de ciudad. Aquí os dejo algunas muestras de su duro, satisfactorio y en apariencia idílico trabajo:

Foto: Ben Hole Sigue leyendo

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Haz jerséis con el pelo de tu perro

El pelo de perro da una lana tan suave como la de angora. Doumé Jalat-Dehen lo sabe muy bien. Diseña jerséis, chalecos, chaquetones y gorros hechos de pelo de can.

Vosotros mismos también podéis hacerlo. Ella hace lana de perro por encargo para que luego los dueños puedan tejerla a su antojo. Tan solo hay que mandarle el pelo del perro y ella os enviará en ovillo de vuelta. Jalat-Dehen tiene experiencia con 63 razas, desde caniches hasta mastines del Pirineos pasando por Alaskan Malamute o Golden Retriever.

Para ello tenéis que cepillar al can muy limpio con cuidado, con un cepillo cardador, por la zona del cuerpo y el pecho. Las patas y el rabo no dan buena lana. El pelo debe proceder de las capas más cercanas a la piel. Es ese pelo esponjoso, corto y extremadamente suave que todos los dueños de perro conocemos 🙂

La fotógrafa Erwan Fichou ha inmortalizado a un puñado de amantes de la lana de perro, junto a sus mascotas, vestidos con prendas hechas a partir de su pelo. Les presento en función de la raza del perro:

Leonberger

Leonberger

Sigue leyendo

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest