Kylu, la primera cría de beluga sana nacida en Europa

Nació bajo una superluna. Es un macho. Se llama Kylu y es la primera beluga sana nacida en un acuario español. Su nombre describe la historia de su breve vida. La primera sílaba la componen las iniciales de sus padres, Kairo y Yulka, y la segunda hace referencia al gran satélite natural. Todos viven en el Oceanogràfic de la Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia, el mayor acuario de Europa.

(Foto: Oceanogràfic)

Kylu y Yulka (Foto: Oceanogràfic)

Tras 16 meses de embarazo y 11 horas de parto, Yulka, la hembra beluga de 20 años, dio a luz el 15 de noviembre. El parto se desarrolló sin complicaciones y la cría inmediatamente nadó hacia la superficie para realizar su primer respiro. Pero Yulka nunca ha estado en contacto con otras hembras y no sabe muy bien cómo comportarse más allá del instinto. Acompaña a Kylu cuando lo requiere, pero la cría no mama.

Por eso, equipo de entrenadores y veterinarios le suministran cada dos horas una papilla a base de leche especial para mamíferos marinos, pescado triturado, aceite de pescado, nata, un complejo vitamínico e inmunoglobulinas, extraídas durante el embarazo a la madre, cruciales para el buen desarrollo inmunológico de la cría. Este último ingrediente le faltó a la anterior cría de Yulka, que nació en 2006. Murió poco tiempo después sin querer probar la leche materna. Los científicos han aprendido de aquel error y reproducen el líquido con precisión.

Los biberones con tetilla no se adaptan a la forma de comer de las crías de beluga. Las belugas no tienen pezones sino hendiduras que las crías las presionan para que la leche eyectada. Los científicos han diseñado una sonda conectada a una jeringa de alimentación adherida con un guante de látex a uno de los dedos de uno de los entrenadores. Así, Kylu engorda a kilo por día. Ya está en 109kg.

El equipo de cuidadores y veterinarios está fascinado con pequeña la ballena. Mediante el juego, las caricias y el contacto directo, la cría se va vinculando a ellos y permite que la toquen todas la partes del cuerpo. Es algo crucial para que los veterinarios puedan revisarlo cada día.

La beluga pertenece a la especie Delphinapterus leucas. Delphinapterus quiere decir ‘delfín sin aleta’ (las belugas carecen de aleta dorsal) y leucas significa ‘blanco’. Su nombre común, beluga, también tiene una explicación: deriva de la palabra rusa ‘belukha’, que significa ‘blanco’ en castellano. De adultas miden entre 3,5 metros y 5,5m de largo y superan la tonelada de peso. Los machos son un 25% más largos que las hembras. Viven en el Océano Ártico y en sus alrededores. Se calcula que existen entre 62.000 y 80.000 en todo el planeta.

Cuando nacen son de color grisáceo (como Kylu) o color crema. Con el tiempo su piel se vuelve azul grisácea o marrón oscura. Cuando alcanzan la madurez sexual –a los siete años en las hembras y a los nueve en los machos– adquieren su característico color blanco, como el del hielo que rodea las aguas en las que bucean.

(Foto: Steve Snodgrass)

(Foto: Steve Snodgrass)

Estas rechonchas ballenas son muy expresivas. A diferencia de los demás cetáceos conocidos, sus vértebras cervicales no están fusionadas lo que les permite doblar la cabeza y girar el cuello. Se comunican con un repertorio de sonidos de lo más variado: gruñidos, chasquidos, gritos agudos, maullidos, gorjeos… Hasta 11 sonidos diferentes se han catalogado. Por eso, las belugas tienen el sobrenombre de ‘canarios de los mares’.

Su sistema de radar es sofisticado. Lanzan sonidos. Las ondas sonoras rebotan con el objeto que interceptan y gracias al melón interpretan el significado del eco. El melón es esa protuberancia situada encima del morro. Así localizan y distinguen objetos. Es su manera de ver bien bajo las aguas heladas.

Belugas cerca de la bahía Hudson (Foto: Ansgar Walk)

Belugas cerca de la bahía Hudson (Foto: Ansgar Walk)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 pensamientos en “Kylu, la primera cría de beluga sana nacida en Europa

  1. Andrea

    Magnífico el reportaje.
    Solo haría un apunte para utilizar la ecolocalización no utilizan cualquier tipo de sonido. Únicamente utilizan los clicks, los chirridos y silbidos solo sirven para la comunicación entre ellos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 + = diez