Las jacarandas tiñen México de violeta

Violeta es el color de la primavera de Ciudad de México. En marzo y abril las ramas de las jacarandas (Jacaranda mimosifolia) se cubren de exuberantes racimos de flores. Cuando se deprenden los pétalos forman una alfombra lila sobre las calles de la gran urbe que edulcora la vida de sus habitantes. Aunque son todo un símbolo en México, no son árboles autóctonos. ¿Cómo llegaron hasta allí?

(Foto: Angus Fraser)

(Foto: Angus Fraser)

A principios del siglo pasado el gobierno mexicano pidió al japonés cerezos para que sus flores adornaran algunas avenidas. El ministro de exteriores nipón pidió consejo al reputado jardinero Tatsugoro Matsumoto, que vivía en México. El japonés consideró que era poco probable que los cerezos florecieran porque requieren un cambio de temperatura brusco entre el invierno y la primavera; algo que no sucede en Ciudad de México. Sugirió en sustitución las jacarandas, imponentes árboles originarios de Sudamérica que alcanzan los 30 metros de altura. Crecen espléndidas en climas suaves y en formación en línea, plantación típica en las urbes. Gracias a Tatsugoro cada año, los defeños las disfrutan en la avenida Insurgentes, en la colonia Condesa o en la UNAM.

(Foto: Fernanda Gándara)

(Foto: Fernanda Gándara)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 pensamientos en “Las jacarandas tiñen México de violeta

  1. Borja Aparicio Gil

    En Galicia también tenemos alfombras no autóctonas… ¡¡DE EUCALIPTOS!!
    No serán tan bonitas pero… ¿y lo bien que vienen para el Vicks Vaporub? Jajajaja

    Interesante artículo, América! Como siempre!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − nueve =