Por qué hay más crímenes cuando hace calor

Cuando llega el verano los crímenes parecen dispararse. Los científicos buscan una explicación a este fenómeno. Lo habitual es achacar la violencia a la irritabilidad por efecto del calor. También a que el buen tiempo induce a la gente a salir a la calle y por lo tanto hay más oportunidades de que se produzcan roces que desemboquen en un acto violento. Hace unos días un equipo internacional de psicólogos proponía que la razón no es tan simple. Creen que la clave no es el calor sino la estabilidad de un clima suave lo que provoca un aumento de la violencia. Por eso en los lugares cercanos al ecuador se producen más actos violentos que en otras zonas del planeta con marcadas estaciones.

2El clima moldea la vida de la gente. “Cuando el clima es estable eres libre para hacer lo que quieras. No tienes que preparar una despensa, cortar leña o preparar la ropa que te abrigará en invierno. Estás más preocupado por solucionar las situaciones de estrés inmediato, como evitar los parásitos o los animales venenosos típicos de los lugares cálidos”, reflexiona Paul van Lange, psicólogo de la Universidad Vrije de Amsterdam y líder del equipo. “Planear los cultivos, almacenar recursos determina que una cultura valore su tiempo y el autocontrol”.

La gente que vive en climas cálidos y estables no tienen una estrategia de futuro, no son estrictos con el tiempo o la puntualidad, usan menos medidas de control de natalidad, tienen más hijos y antes. Viven al día. No son tan conscientes de las consecuencias que puede tener en sus vidas reaccionar de manera violenta ante una situación tensa. Todo esto contribuye a que se produzcan más agresiones.

Pinturas: Álvaro Tapia

Pinturas: Álvaro Tapia

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 pensamientos en “Por qué hay más crímenes cuando hace calor

  1. juanan

    De hecho, una persona en si se da cuenta que actúa de formas diferentes, su mentalidad, no es lo mismo, cuando estas en casa, cuando estas de ocio, cuando estas trabajando, cuando conduces (la gran mayoría enloquece) … la vida social ya nos crea una cierta bipolaridad en según que momento del día, al igual que tenemos diferentes formas de hablar con la gente, … yo por ejemplo, se con quien habla mi madre por el móvil simplemente por el timbre de voz (la condescendencia algunos o la mala leche a otros, jajaja), por poner un ejemplo 😀 … por eso, se sobreentiende, la adaptación de la que se habla, el poder poner el automático mental o el tener que discernir continuamente con la lógica por los cambios del entorno

    Responder
  2. Abogado penalista Madrid

    Me ha encantado el artículo, era de sospechar lo del calor: la influencia del viento en la criminalidad, el efecto Foehn del viento de los Alpes, el “le dio el siroco”, “le dio un viento”… como frases hechas, y cosas por el estilo si que se recogen en la criminología. El planteamiento de la influencia del calor parece muy interesante para el que quisiera investigarlo estadísticamente (ºC y nº de crímenes, daría para un calendario con conclusiones interesantes seguramente, corroborando el artículo) Mejor que siga lloviendo estos días por las noches, aunque sea a base de tormentas. También para que trabaje menos la policía.

    Responder
  3. Pingback: Calor y crimen | adaptacionclima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + tres =