La vaca sin cuernos ya está aquí

El último invento biotecnológico es la vaca sin cuernos. Los rumiantes no tienen astas que puedan dañar a los granjeros y dan leche de igual calidad que las no modificadas genéticamente.

Bury y Spotigy, dos terneritos sin cuernos hechos en el laboratorio (Foto: Recombinetics)

Bury y Spotigy, dos terneritos sin cuernos hechos en el laboratorio (Foto: Recombinetics)

Las vacas frisonas ­–las lecheras convencionales– tienen cuernos. Para evitar percances con los granjeros, se cortan o queman. Es una práctica dolorosa por la que los dueños del ganado tienen que pagar unos 40 euros por ejemplar. Las vacas sin cornamenta por lo tanto ahorran dolor y dinero.

La manera más eficaz de conseguir vacas lecheras sin astas es modificando su genoma en el laboratorio. Antes se han intentado crear mediante técnicas de selección tradicionales, pero la leche perdía calidad. Se tardarían décadas en lograr ejemplares con las características deseadas. Por eso los científicos de la empresa Recombinetics y la Universidad de Minnesota han atajado insertando material genético de otra raza de vaca que no tiene cuernos en estas vacas lecheras.

La estudiante Lindsay Upperman y la investigadora Alison Van Eenennaam con las vacas sin cuernos (Foto: Karin Higgins/ Universidad California Davis)

La estudiante Lindsay Upperman y la investigadora Alison Van Eenennaam con las vacas sin cuernos (Foto: Karin Higgins/ Universidad California Davis)

El fragmento de ADN que evita que la frisona tenga cuernos proviene de la raza Red Angus, unas bellísimas vacas de pelo color arcilla intenso sin astas que son criadas por su carne. Es el alelo POLLED. Mediante esta técnica han nacido cinco terneros. Ahora los investigadores quieren averiguar si su condición es heredable.

Spotigy, un ternerito de laboratorio sin cuernos (Foto: The Cornell Alliance for Science)

Spotigy (Foto: The Cornell Alliance for Science)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 pensamientos en “La vaca sin cuernos ya está aquí

  1. Pingback: La vaca sin cuernos ya está aquí

  2. Juan M.

    Un detalle: las vacas nunca tienen astas, son cuernos. Biológicamente son distintos, aunque se usen como sinónimos muchas veces (“el astado arremete contra el torero”, por ejemplo) en una publicación que intenta divulgar ciencia debería atenderse a ese detalle.
    Un saludo

    Responder
  3. Antonio Díaz

    Pero que conste que sólo es novedad en las frisonas, porque otras razas como la Hereford ya tienen líneas mochas desde hace muchos años.

    Responder
  4. adrián

    Iba empezar a acosarte con poemas octosílabos de tres estrofas con un cierre al final de una estrofa de dos versos pero paso, no quiero que me denuncies.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 − = seis