Hoy es el gran día de la sonda Dawn

Hoy viernes es el gran día. La sonda Dawn de la NASA orbitará el planeta enano Ceres y lo inmortalizará con todo lujo de detalle. “Dawn está a punto de hacer historia”, dice Robert Mase, jefe de la misión en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena, California. Abrirá una puerta a uno de los capítulos más tempranos de la formación de nuestro Sistema Solar. “Nuestro equipo está listo y entusiasmado por averiguar qué esconde Ceres”, anuncia.

8Ceres es un mundo helado con forma esferoidea con un diámetro de más de 950 kilómetros. Desde que lo descubrió el sacerdote y astrónomo Giuseppe Piazzi en 1901 era considerado un asteroide hasta 2006, cuando justo antes de lanzar a Dawn la Unión Astronómica Internacional decidió otorgarle la categoría de planeta enano.

Ceres fotografiado por la sonda Dawn a 40.000 km el 25 de febrero de 2015

Ceres fotografiado por la sonda Dawn a 40.000 km el 25 de febrero de 2015

Las imágenes que ha enviado Dawn a tan solo 46.000 kilómetros de distancia muestran un par de misteriosas manchas brillantes sobre una superficie plagada de cráteres. Los científicos creen que puede ser el reflejo del hielo congelado en la superficie, emisiones de vapor de agua cuyo origen es un océano de agua líquida bajo su superficie (que podría albergar vida) o que tienen relación con actividad volcánica “pero tendremos que esperar a tener mejor resolución antes de poder realizar estas interpretaciones geológicas”, ha comentado Chris Russel, investigador principal de la misión en la Universidad de California.

Ceres a 46.000 km (Imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA)

Ceres a 46.000 km (Imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA)

La sonda partió en septiembre de 2007 rumbo al cinturón de asteroides, situado entre los planetas Marte y Júpiter. Este cinturón está formado por centenares de miles asteroides de diversas dimensiones, desde el tamaño de una casa hasta los más de 500 kilómetros de diámetro.

Se formaron con el Sistema Solar hace unos 4500 millones de años. Por entonces polvo, gas y bloques de piedra orbitaban a gran velocidad alrededor del Sol. Los bloques fueron chocando unos con otros y uniéndose poco a poco hasta dar lugar a los planetas rocosos: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Los bloques más pequeños son los que ahora forman el cinturón.

Vesta y Ceres son cuerpos celestes que no han sufrido casi modificaciones desde entonces. Tan solo algún golpe de algún meteorito que ha dejado huella en su superficie. Por eso, su estudio proporciona información muy valiosa sobre la formación y evolución de nuestro sistema planetario.

En 2011 Dawn llegó a Vesta, asteroide que estuvo orbitando y escudriñando durante un año. Nos dejó unas magníficas imágenes e información sobre su composición desconocida hasta ese momento. Ahora es el turno de Ceres.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco − = 2