Las otras auroras

Las bellísimas auroras no son un fenómeno exclusivo del planeta Tierra. La ciencia ha detectado estas luces en casi todos los planetas del Sistema Solar. Fijaos en estas bandas azules de la imagen captadas por la sonda Cassini en 2011. Son auroras en el polo norte de Saturno. En rojo aparecen las nubes de gas en infrarrojo:

saturnhexaurora_cassini_big_732X520En la Tierra, las auroras se producen cuando las partículas de viento solar chocan con el campo magnético. El viento solar está formado por electrones y otras partículas muy energéticas. Cuando impactan a gran velocidad contra las moléculas de la zona de la atmósfera situada a entre 100 y 400 kilómetros de altura se libera energía en forma de luz visible. Son las preciosas bandas o cortinas de luces brillantes y de colores rojo, verde, azul y violeta que brillan en los polos.

Esta maravilla se forma solo en las zonas cercanas a los círculos polares porque las partículas que golpean están cargadas y el campo magnético de la Tierra las desvía y las encauza hacia las regiones de la atmósfera donde se concentran las líneas de campo.

A diferencia de las auroras de la Tierra, las de Saturno no están confinadas a pequeños anillos en los polos sino que pueden cubrir el polo entero. Así nos lo enseñó la Cassini en 2010:

484152main_PIA13402-4x3_1024-7681-595x446Los siguientes anillos azules iridiscentes son una aurora en el polo norte del gigante Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar, el doble que el resto de los planetas juntos. La imagen está tomada en 1998, pero estas auroras fueron descubiertas décadas antes, en 1979, por la incansable nave Voyager I:

Satellite_Footprints_Seen_in_Jupiter_AuroraEn Júpiter las auroras no se producen como en la Tierra. Allí estas luces se producen constantemente y no solo cuando impacta el viento solar. Allí las auroras las genera el mismo planeta sin ayuda de ningún agente externo. En este planeta las regiones polares crepitan por la electricidad porque su campo magnético es muy potente (20.000 veces más potente que el de la Tierra) y gira tan rápido – da una vuelta sobre su eje cada 10 horas– que, por el efecto dinamo, produce un brutal campo eléctrico de unos 10 millones de voltios alrededor de sus polos.

Estos campos eléctricos de los polos capturan las partículas cargadas que puedan encontrar, que en su mayoría provienen de los gases producto de la actividad volcánica de algunas de sus lunas: Io, Europa y Ganímedes. Las partículas cargadas capturadas caen violentamente sobre la atmósfera, chocan con moléculas y en este proceso se liberan radiación ultravioleta y rayos X, invisibles al ojo humano, pero visibles por el telescopio Hubble, autor de la imagen de arriba, y el Chandra, de la NASA, que captó esta otra imagen en 2007:

jupiterauroraAunque para tener auroras un planeta ha de tener un intenso campo magnético producido por el núcleo, hay excepciones, como Marte que a pesar de no tenerlo las produce. Las detectó la sonda Mars Express en 2004. Son débiles y se forman en zonas concretas de la corteza gracias a rocas que por su composición química generan campos magnéticos. Así brillarían en la noche marciana, según el físico sueco Mats Holmström:

Recreación artística de las auroras de Marte por M. Holmström (IRF)

La siguiente imagen es una aurora del planeta helado Urano, tomada por el telescopio Hubble en 2011. Es la primera captada de este fenómeno magnético en aquel lejano mundo tras su descubrimiento en 1986 por una de las gemelas Voyager:

uranus-auroras-2011Los demás planetas con campo magnético y atmósfera sabemos que producen auroras. El telescopio Themis del Observatorio del Instituto de Astrofísica de Canarias detectó algunas auroras en Mercurio, pero no hay imágenes. Este ardiente planeta es uno de los más difíciles de observar por su cercanía al Sol. Por su parte, la prolífica sonda viajera Voyager 2 detectó auroras en Neptuno en 1986. El planeta tiene un campo mucho más fuerte que el de la Tierra y complejo y los científicos creen que sus auroras se producen en regiones alejados de los polos. Venus tiene campo magnético, pero tan débil que por el momento no se han detectado auroras.

Os dejo con nuestras auroras vistas desde un lugar privilegiado, la Estación Espacial Internacional:

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “Las otras auroras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 + ocho =