El único laboratorio submarino del mundo se salva del cierre

El año pasado la base Aquarius Reef, el único laboratorio submarino del mundo, estaba al borde del cierre. Los recortes de presupuesto del gobierno estadounidense hacían imposible su mantenimiento. El laboratorio se ha salvado gracias a una potente campaña para recaudar fondos privados a través de una fundación creada para la ocasión, la Fundación Aquarius. Ha reanudado este mes su actividad con entrenamientos bajo agua de los astronautas de la NASA. “Tenemos un agresivo plan de negocio para garantizar la viabilidad financiera a través de becas, donaciones y misiones aseguradas”, ha dicho contundente el decano de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Internacional de Florida (FIU). Lejos queda la dependencia de la Administración Nacional estadounidense Oceánica y Atmosférica (NOAA). Con los ajustes se vio obligada a elegir mantener a flote solo a algunos de los proyectos que tiene en marcha. Decidió priorizar sus gastos en el programa de satélites atmosféricos y dejar de lado las investigaciones submarinas. Aquarius Reef (Foto: FIU) El laboratorio Aquarius Reef nació hace 20 años. Está situado a 17 metros bajo la superficie del océano Atlántico, en Cayo Largo. Es un cilindro de 13 metros de largo y 5 de diámetro sumergido en un arrecife de coral. Es amarillo aunque poco se ve ya el color, porque está plagado de pólipos, corales, esponjas y demás fauna submarina, que lo han cubierto y lo han integrado en el fondo marino. Tiene ojos de buey a través de los cuales se puede admirar todo este mundo submarino. Aquarius Reef (Foto: FIU) La base tiene capacidad para albergar a seis personas. Consta de un laboratorio, una habitación con seis camas, un pasillo, un baño y una zona de preparación para la inmersión con una escotilla. Tiene agua caliente, electricidad, ordenadores, internet, despensa, microondas. Se puede vivir perfectamente. De hecho de eso se trata, de permanecer allí el máximo tiempo, que está estipulado en dos semanas. Los científicos pueden sumergirse 10- 12 horas cada jornada. Es tanto tiempo que dicen que “estando allí abajo te conviertes en un habitante y no un visitante. Vives día y noche allí. Terminas distinguiendo y conociendo las costumbres de los peces de la zona”. Ha albergado ya 117 misiones, la mayoría investigaciones de biólogos marinos sobre los arrecifes de coral. A partir de ahora, tras el susto y gracias a la rápida reacción de los científicos de la FIU el laboratorio albergará muchas misiones más. (Fotos: FIU)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “El único laboratorio submarino del mundo se salva del cierre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco − = 4