El incierto futuro de Óscar, el gato biónico

Tras dar un paseo por la impactante galería de animales cyborgs, no he podido evitar recordar a Óscar, el gato biónico. Es negro con unos ojos amarillos impresionantes. Perdió la patas traseras desde el tobillo por un accidente con una segadora. Ahora, en su lugar luce prótesis. Lo que más me asombra es que el animal no ha perdido ni un ápice de elegancia en sus movimientos, actitud y belleza.

Tanto ha corrido y saltado Óscar gracias a las prótesis que ya ha usado cinco recambios de pies. Sin embargo, el futuro de sus implantes no está asegurado. El año pasado uno se rompió y según explica su dueña, Kate Allan, en el libro que acaba de publicar, la empresa que los fabricaba ya no existe.

(Foto: Fitzpatrick Referrals)

(Foto: Fitzpatrick Referrals)

La historia de Óscar se remonta a 2009 cuando una mujer llamó a la puerta de la casa de Kate en Jersey (Inglaterra) para advertirle que su gato estaba en medio de un charco de sangre en el jardín. La suerte hizo que el veterinario de la clínica a la que su dueña lo llevó con urgencia conocía a Noel Fitzpatrick, veterinario especializado en implantes que estaba experimentando con unas prótesis que él mismo ha inventado. Decidieron probar suerte (y gastar cerca de 60.000 euros en las operaciones) y embarcarse en la aventura de probar el invento con su mascota. La otra opción era sacrificarlo.

La inserción fue un trabajo muy delicado dado lo finos y pequeños que son los huesos de los gatos, pero fue un éxito. Tras meses de rehabilitación, Óscar volvió a casa. El único cambio en su vida fue que ya no podía campar a sus anchas por el exterior. Debía quedar confinado en el interior de la casa y en el pequeño jardín. Aquí podéis ver al felino disfrutando de un agradable cepillado en su hogar:

Las prótesis se llaman ITAPS (prótesis de amputación intraóseas transcutáneas). Son dos patitas de titanio colocadas en otra pieza que está insertada en el hueso. Lo más novedoso es que han sido tratadas con hidroxiapatita, que es una sustancia que estimula el crecimiento del hueso y la piel sobre el implante. Imita la forma en la que crece el hueso de los cuernos de los ciervos, que están recubiertos de piel y pelo en la base. Así, de forma natural se forma un sellado elástico en la zona de inserción del implante que impide que entren bacterias que podrían infectar la zona.

El diseño de las prótesis está pensado hasta el más mínimo detalle para permitir un paso y trote naturales. Tienen un material antideslizante en la planta del pie para hacer tracción y suavizar el impacto contra el suelo. En el caso de que el animal, tenga una mala caída, se rompen por la parte del tobillo sin dañar la pata viva del animal. Son un gran avance que ya se está probando en humanos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “El incierto futuro de Óscar, el gato biónico

  1. Pingback: El incierto futuro de Óscar, el gato biónico – The Simon Cat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− uno = 3