Un pellizco de tierra cargado de muerte

Un pellizco de tierra contaminada por el hongo asesino de murciélagos es suficiente para acabar con una población entera. Puede ir oculto en la suela de nuestro zapato o en algún recoveco de la mochila, caer en una cueva y comenzar la masacre.

Tierra contaminada con Geomyces destructans (Foto: Jeff Lorch / USGS)

(Foto: Jeff Lorch / USGS)

El hongo asesino es el Geomyces destructans. Hace un par de años un equipo Geological Survey de Estados Unidos dirigido por David Blehert identificó a este agente infeccioso que había disparado la alarma en Nueva York tras matar al 90% de las poblaciones de estos mamíferos voladores del noreste americano. Sin los principales depredadores de mosquitos la Gran Manzana podría ser invadida.

El hongo vive en climas fríos y se reproduce con facilidad en las paredes de las cuevas. Cuando los murciélagos entran en el refugio para hibernar, el hongo blanquecino aprovecha su debilidad, crece en ellos y los cubre poco a poco. Infectados, los murciélagos no descansan, se despiertan del trance invernal en repetidas ocasiones y gastan sus reservas. Cuando están al borde del colapso por hambre suelen salir volando desorientados y extremadamente delgados caen fulminados contra el suelo.

Los humanos hemos dispersado este hongo por las cuevas con las visitas recreativas. Por eso el gobierno federal ordenó cerrar hasta que se averigüe cómo frenarlo miles de cuevas y minas abandonadas en gran parte de los estados.

Geomyces destructans (Foto: Jeff Lorch / USGS)

Cultivo a partir de la tierra de la imagen anterior (Foto: Jeff Lorch / USGS)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 pensamientos en “Un pellizco de tierra cargado de muerte

  1. Hugo Rengifo

    Querida America : AL fin no dices que es lo que hace este hongo sea a los humanos o a los animales y que sintomas tiene y como se trata. Al parecer ataca solo a los murcielagos y estos como matan a los mosquitos , impiden que sea una amenaza para NY. en los dos años transcurridos , no se ha logrado nada de nuevo? Debiste haber puesto el articulo de referencia pues tu interpretacion es muy especial y a veces dificil de entender lo que quisistes decir. en este caso parece que tu receta de coctel fall{o .
    Que te vaya bien y gracias por la informacion que de todas maneras es interesante .

    Responder
  2. América Valenzuela Autor

    Querido lector:
    Para saciar tu interés he añadido un enlace al estudio científico para que puedas ahondar. Puedes tirar del hilo y bucear por tu cuenta. Hay muchos más estudios publicados en distintas revistas especializadas.
    Un saludo.

    Responder
  3. Avinagrao Dominguero

    ¡¡El apocalipsis adviene!!

    Antaño el periodismo científico era pulcro y morigerado y se escribía como un rezo de San Agustín: íntimo, escueto, sin alharacas.

    Hogaño se escribe como un tabloide e incluye palabros como “masacre, matanza, asesinato”.

    Ay.

    La señorita Valenzuela -que es periodista ante todo- debería saber que un relato ha de presentar todas sus partes y aristas, a no ser que no se busque la Verdad sino el Impacto.

    Se completaría el relato con los millones de muertos humanos por la rabia que transmiten los amorosos murcielaguitos. Como esto, por ejemplo: http://idready.org/webcast/spr05_materials/zoonotic_infections/2005-01-25/rabies_messenger.pdf

    Ay, pero no dejes que la Verdad te cuaje la sangre fresca. ¿Periodismo cientifico? Periodismo ideológico.

    El Avinagrao.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ dos = 6