Los pica pica inundan la ciudad

Su nombre científico es Pica pica. Son aves blancas y negras, con reflejos azules, y más listas que el hambre. Las urracas me fascinan. Recuerdo cuando en el barrio las vecinas me contaban que en el campo algunas robaban artículos brillantes, como joyas, para adornar su nido. Ahora, estos córvidos, han tomado la ciudad y es posible verlos dando saltitos por los parques de toda la Península.

Las urracas son listas a rabiar. Siempre que observo alguna -afición que os recomiendo- se traen algo entre manos y, en casi todas las ocasiones, está relacionado con la obtención de comida. Mirad, por ejemplo, qué fuente de alimento más fresca y sabrosa ha encontrado esta:

La urraca no es el único córvido astuto. Los cuervos de Nueva Caledonia lo son. Y mucho. Estos preciosos pájaros negros utilizan herramientas para conseguir comida y las mejoran cuando notan fallos. Moldean ramitas con el pico para darles forma de gancho. También fabrican arpones con hojas afiladas con los que levantan el follaje y cazan. Betty es una cuervo de este tipo muy famosa en el ámbito científico. Es la inseparable compañera del zoólogo argentino Alex Kacelnik.

Algunas de las herramientas construidas por Betty y otros cuervos del laboratorio de Kalcenik.

Herramientas construidas por Betty y otros cuervos del laboratorio de Kalcelnik.

Aquí podeis ver un vídeo de Betty, publicado por la revista Science, que revolucionó en 2002 la percepción que teníamos de la inteligencia de los pájaros. Mirad cómo moldea el alambre.

La cosa no queda aquí, hay más ejemplos de aves inteligentísimas: el cascanueces americano (que aunque no es un córvido también es fascinante porque tiene más memoria que muchos de nosotros) puede esconder hasta 30.000 semillas y recuperarlas seis meses más tarde. Es muy audaz, si cuando está escondiendo comida percibe que otro pájaro le está observando, termina de enterrar la semilla como si nada pasara… y más tarde regresa tras asegurarse de que está sólo, la desentierra y ¡la guarda en otro sitio!

Y en Japón hay cuervos que tienen una forma muy original de romper las nueces. Dejan caer una nuez en la carretera y esperan a que los coches pasen por encima y rompan la cáscara. Cuando así ocurre, bajan hasta la acera y esperan a que el semáforo se ponga en verde para peatones. Dando saltitos recogen sus nueces abiertas y listas para comer. Aquí lo podeis ver con vuestros propios ojos:

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 pensamientos en “Los pica pica inundan la ciudad

  1. José Antonio Peñas

    También son peleonas. Hace años paseábamos por el pueblo y oí un graznido peculiar, que no había escuchado nunca. Miré para arriba y vi en un árbol una urraca muy enfadada y un gato más bien gordote. Supongo que el felino, claramente hogareño y bobalicón, debió verla desde el jardín y se diría es un pájaro, yo soy un gato ¿qué más hay que pensar? y subiría en plan expedicionario sin saber cómo las gastan las urracas. El pobre bigotón estaba arrinconado en mitad de una rama, maullando de forma lastimera y cada vez que intentaba salir de ahí se llevaba un par de picotazos y retrocedía un poco más.

    Enseguida descubrí que el graznido era una llamada, algo así como venid y uníos a la juerga, porque en unos minutos llegaron media docena más de urracas, y se lanzaron a meterle viajes al asediado. El pobre micifuz reculó hasta el borde de la rama y cuando nos íbamos se quedó colgando de las patas delanteras. No vi el final de la historia, pero apostaría cien euros a que ese gato besó el suelo. Mientras subíamos hacia casa le dije a mi chica fíjate, resulta que vivimos en el Serengueti y nosotros sin enterarnos.

    Responder
  2. kaikuland

    Gracias a las urracas y a mis perros soy un apasionado de la Naturaleza, trabajo divulgándola y fotografiándola.
    Tenía que pasear a los perros y como era un largo paseo, aprovechaba para ir viendo las diferentes aves, estudiándolas, viendo nidos y haciendo censos de las que nos visitaban en las afueras de Madrid, en cada época del año…las más comunes, las urracas, carboneros, pájaros carpinteros, herrerillos, ruiseñores, mirlos y, cómo no, los gorriones; otras aves pasaban por la zona en diferentes temporadas como los espectaculares abejarucos, llamativas oropéndolas, avefrías, currucas y algunas rapaces nocturnas como la lechuza y el búho chico y diurnas como el ágil cernícalo.
    Por mi interés siempre recogía los pollos que caían de los nidos, los más habituales eran los de Pica Pica, que alimentábamos en casa (más por ignorancia que por su necesidad) hasta que volaban.
    Por eso tengo buenos recuerdo de estas listas y curiosas aves que rondaban por nuestra casa durante casi todo el año.
    Saludos y disculpad por el rollo…jejeje

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 − = uno