Los fósiles vegetales perdidos de Darwin

Cientos de fósiles de plantas catalogados por Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución, y su compañero y mejor amigo el botánico Joseph Hooker, en el siglo XIX estaban criando polvo en un viejo armario en un almacén de la Geological Survey en Keyworth. “Los encontré en unos cajones con la etiqueta de “plantas fósiles no registradas””, describe el paleontólogo Howard Falcon-Lang, del departamento de Ciencias de la Tierra en el Royal Holloway de la Universidad de Londres. Dentro había cientos de portamuestras con fósiles de plantas preparados para ser examinados bajo el microscopio. “Cogí una y en la etiqueta ponía Darwin”, describe. “Es cuando me di cuenta de que tenía algo importante entre mis manos”.

Muestra de la colección de Joseph Hooker.

Muestra de la colección recién descubierta. Aquí todas.

Un nutrido número de estas muestras fueron recogidas y catalogadas por Darwin durante su mítico viaje de cinco años a bordo del Beagle (1831- 1836). Otras cuantas las recogieron los primeros integrantes de la Geological Survey, entre los que destaca Joseph Hooker.

De febrero de 1846 a octubre de 1847 Hooker trabajó para la casi recién nacida Geological Survey. Tenía poco más de 20 años y comenzaba su prometedora carrera que le convirtió en uno de los botánicos y exploradores más reconocidos del siglo XIX. Pasó el verano investigando formaciones rocosas en busca de fósiles en cuencas mineras de Bristol, Somerset y el sur de Gales. En otoño comenzó el trabajo de clasificación de la ingente cantidad de material recogido ahí y en una expedición que realizó en 1846 a la Antártida a bordo del HMS Erebus. También de algunas de las islas volcánicas Kerguelen situadas en el sur del océano Índico que visitó durante 3 meses en la primavera de 1840.

Algunos de los primeros integrantes de la Geological Survey (1885)

Algunos de los primeros integrantes de la Geological Survey (1885)

Los fósiles se perdieron de la manera más tonta. Y más que perderse quedaron abandonados. Todo comenzó en 1848. Entonces la Geological Survey se hizo cargo de la colección de Hooker. Como el naturalista estaba explorando el Himalaya no pudo ayudar a ordenar y catalogar la colección y el trabajo quedó a la espera de su regreso. Cuando volvió en 1851 la colección estaba de mudanza al Museo de Geología en Londres. Luego, en 1935, viajó a Museo Geológico en Kensington Sur. Medio siglo después se trasladó a su actual casa en Keyworth. Con cada uno de estos cambios de ubicación la importancia de la colección se iba diluyendo y oscureciendo. Hasta ahora, que ha resurgido en todo su esplendor.

Joseph Dalton Hooker (1817–1911)

Joseph Dalton Hooker (1817–1911)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 pensamientos en “Los fósiles vegetales perdidos de Darwin

  1. Lucas

    Hasta ahora el límite de la velocidad de la luz era algo casi cercano a una ley incuestionable. Y este año pasado tuvimos la noticia de los neutrinos. ¿ Ocurrirá algo parecido con la teoría de la evolución?. Mi idea de la teoría de Darwin es que es parcial, es decir, creo en la teoría de una manera restingrida en la cual no incluyo al origen del ser humano o al menos no del homo sapiens. Admito los 4500 millones aproximados de antigüedad de nuestro planeta pero no comparto que la resultante del proceso después de tanto tiempo sea el Hombre.

    Responder
  2. Lucas

    Bueno, fuiste un poco más espabilado que yo. Tengo 13 años y me encanta esta edad y este numerito. Creo que me voy a quedar siempre en los 13, además, funciona muy bien la líbido con esta edad. 🙂

    “Dice el necio en su corazón: no hay Dios”.

    Responder
  3. lyuti

    Interesante. Mi idea es que la explicación de la evolución que damos es que es provinciana (no de las teorías, yo me quedo con la forma de entender las teorías); apenas abandonamos el barrio animales, especialmente el residencial tetrápodos. A ver si visitamos más a menudo el sector plantas que tiene unos espectáculos muy atractivos y originales para nosotros. Igualmente para los otros tres territorios.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − = cero