Cara a cara con Miguelón

Su cuerpo es muy robusto y peludo. Pesa unos 95 kilos y es alto, mide 1,70 metros. Su cara es ancha, con la nariz amplia y los arcos de las cejas muy pronunciados. Es un homo heidelbergensis y se llama Miguelón. Vivió hace 500.000 años. He estado con él en el Museo de la Evolución Humana (Burgos). Cara a cara. Me ha contado su historia.

(Foto: Rai Robledo)

Tenía unos 35 años cuando murió. Se fracturó un diente en el lado izquierdo de la cara, la herida se infectó y tras meses de intenso dolor la infección se había extendido hasta el ojo y la sangre. No pudo soportarlo.

Formaba parte de un grupo nómada, que estuvo asentado unos meses en la sierra de Atapuerca. Cuando murió sus compañeros lo lanzaron en una cueva de piedra caliza de entrada vertical. Probablemente sentían respeto por sus muertos y los tiraban en la cueva para evitar que los depredadores los devoraran.

Los científicos creen que la especie de Miguelón es la precursora de los neandertales, la única especie con la que hemos convivido durante decenas de miles de años nosotros, los homo sapiens. Seguramente utilizaba un lenguaje simbólico y podía razonar. Han averiguado que eran diestros, usaban herramientas de piedra y de madera y trabajaban la piel. También han averiguado gracias al estudio de los huesos internos del oído que oían un rango de frecuencias muy similar al nuestro.

Hoy la cueva donde lanzaron su cadáver es conocida como el yacimiento de la Sima de los Huesos. Está a 54 metros de profundidad y para llegar hasta allí hay que descender por una sima vertical de 14 metros. Son solo 15 metros cuadrados de terreno excavable, pero allí los paleontólogos han encontrado unas 6.000 piezas de restos de unos 30 individuos de homo heidelbergensis. Entre todos estos se hallado 15 cráneos, cinco de ellos bastante completos.

Sobre todos ellos destaca el cráneo número 5, nuestro protagonista. Los miembros del equipo de Juan Luis Arsuaga, codirector de los yacimientos, lo descubrieron en 1992 y lo apodaron Miguelón en homenaje al ciclista Miguel Indurain que estaba ganando su segundo Tour de Francia. El cráneo fue portada de la revista Nature, revolucionó a la comunidad científica y gracias a ello Atapuerca se convirtió en un referente mundial. Aún hoy, y siguiendo el espíritu del campeón, el cráneo Miguelón ostenta el título del cráneo de homínido fósil más completo y mejor conservado del mundo.

Cráneo 5, Miguelón (Foto: Rai Robledo)

Fósil original del Cráneo 5, Miguelón (Foto: Rai Robledo)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 pensamientos en “Cara a cara con Miguelón

  1. Mariola Estevez

    América, que suerte tienes. Soy entusiasta de los descubrimientos de Atapuerca. Al verte frente al hombre de Heidelberg (Alemania), a Diego y a mí nos has despertado un gran interés en visitar el Museo. Hemos decidido que vamos a ir en el mes de Abril. ¡Nos haremos muchas fotos como recuerdo!. Diego me dice que eres más guapa que Miguelon el homínido pre-neandertal. Saludos. Mariola.

    Responder
  2. Pingback: Quo Blog » Excalibur, la bifaz roja para los muertos

  3. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | América Valenzuela: “La ciencia española tiene más visibilidad que nunca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 5 = cero