Cuando Doñana era salvaje

“Salvaje, llena de paisajes vírgenes. Un espacio sin adulterar, donde el paludismo mataba sin restricción, donde se mantenían las propiedades de estilo feudal, de decenas de miles de hectáreas”. Así describe el territorio que hoy constituye el Parque Nacional de Doñana el libro ‘Doñana. Todo era nuevo y salvaje’, editado por la Fundación José Manuel Lara.

El libro se centra en los acontecimientos que tuvieron lugar entre 1940 y 1970 y que desembocaron en la creación del parque natural. Está novelado, pero sin perder una pizca de rigor histórico. “Está tan pegado al suelo, a la realidad, que no tiene moraleja”, reconoce Jorge Molina, periodista autor del volumen. Aparecen 140 personajes, todos reales, que descubren al lector cómo se creó el micromundo que hoy es Doñana. “Solo hay una concesión a la ficción”, explica, “la historia del militar republicano y su familia que huyen a la isla y luego viven en el palacio de Doñana”.

Molina dibuja a José Antonio Valverde como el padre del lugar. Él luchó por conseguir que las marismas se convirtieran en parque nacional. “En aquel entonces la mera existencia de una cosa llamada biólogo era exótica”, ilustra. “Cuando Valverde visitó por primera vez Doñana se pagaba 15 pesetas el lince muerto”, relata. Era considerado una alimaña que interfería en la caza de los señoritos.

La caza de animales hoy protegidos era un divertimento. (Foto: FJML)

La caza de animales hoy protegidos era un divertimento. (Foto: FJML)

El libro cuenta dos historias entrelazadas, la de la lucha por conseguir convertir el paraje en parque, y la de la durísima vida de los jornaleros tras la Guerra Civil en los cultivos arroz. “La epopeya más cruda es la de la puesta en cultivo de las islas del Guadalquivir. Quien no conozca lo que allí pasó no puede ni imaginar hasta qué punto fue dramática la vida de los jornaleros en aquel infinito páramo salitroso. Aquel barrizal tiene mezcla de tierra y de sangre”, comenta.

Los jornaleros protegían al máximo su cuerpo del sol y de los mosquitos, excepto los pies, que dejaban desnudos para evitar el peso del calzado sobre el fango.(Foto: FJML)

Los jornaleros protegían al máximo su cuerpo del sol y de los mosquitos, excepto los pies, que dejaban desnudos para evitar el peso del calzado sobre el fango.(Foto: FJML)

El libro incluye un mapa, una cronología e imágenes, algunas inéditas, del paraje y de sus moradores. Entre ellas destacan las 60 aportadas por Úrsula Plate, hija del alemán que plantó arroz en Doñana por primera vez en 1926. La novela culmina con la creación del parque natural: en 1963, el Estado Español, en colaboración con el Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza (WWF), compraron las cerca de 7.000 hectáreas de marismas, y crearon la Reserva Biológica de Doñana. Dos años después nació la Estación Biológica de Doñana para manejar la zona protegida y, cómo no, Valverde fue nombrado director. Un final feliz después de tanta lucha y sufrimiento.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 pensamientos en “Cuando Doñana era salvaje

  1. Una Valenzuelera

    Que época mas terrible. GRACIAS AMERICA por recordarnosla de forma tan amena.El libro sin duda hay que hacerse con él.

    UN SALUDO.

    Responder
  2. Buscador Radiocinquero

    Es bonito recordar que el hombre fue acorralando -por suerte- a la Madrastra Naturaleza. Me encanta darme un paseo por el campo y saber que no me va a matar un oso, como sucedió el otro día en el parque Yellowstone.

    ¿Han visto ustedes a la Naturaleza ubérrima y exótica matando a una familia hindú, al cruzar un río? Véanlo. Ahí está nuestra “bondadosa” naturaleza. http://www.youtube.com/watch?v=wruRT_pOX8c

    Ahora el hombre se gasta su dinero en rehabilitar alimañas. Cuida de ellas y las mantiene artificialmente. Aun así, el animalista seguirá diciendo que la alimaña es el ser humano.

    Es bueno que se recuerde cómo se las gastaban con los animalitos hace años para que los eternos pesimistas odiadores de hombres se relajen un poquito en su negritud.

    Y esas épocas en que trabajar era una maldición bíblica.

    El sintagma “Estado Español” es uno de los sintagmas ideados por Franco que más ha arraigado en nuestros días. Curioso.

    Saludos a todos.

    https://twitter.com/#!/jpar69

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 3