Tráfico de cabezas momificadas

Los maoríes de nueva Zelanda quieren enterrar a sus muertos. En concreto, las cabezas de sus guerreros fallecidos en combate hace siglos, que consideran sagradas. El inconveniente es que los colonos que llegaron a las islas australes en el siglo XVIII  vendían estas cabezas como recuerdos exóticos y ahora están repartidas por museos de todo el mundo.

El coleccionista portugués H.G. Robley con su colección de toi moko (Foto: British Museum Press)El coleccionista británico H.G. Robley exhibe sus toi moko (Foto: British Museum)

Los aborígenes maoríes momificaban las cabezas de sus guerreros de cara tatuada, denominadas toi moko, para preservar una parte de un ser querido y así “venerarlo, cuidarlo y llorarlo” o por el contrario, si se hacían con una cabeza momificada enemiga, para “ridiculizarle y vilipendiarle”. Luego, en los tiempos de paz se intercambiaban estos trofeos de guerra en ceremonias como signo de reconciliación.

Entre 1770 y 1830 estas cabezas tatuadas se pusieron de moda y los colonos europeos las enviaban a sus países de origen como regalo. Las incluían en los ‘gabinetes de curiosidades’ o ‘cuartos de maravillas’ donde almacenaban objetos raros. Mostraban los toi moko como muestra de que los maoríes comían carne humana.

(Foto: Embajada de Francia en Wellington)Los guerreros se distinguían por los tatuajes de su cara. (Imagen: Embajada de Francia en Wellington)

El gobierno neozelandés calcula que hay unas 500 cabezas esparcidas por distintos países. Para reponer el honor del pueblo maorí, el Museo Te Papa se está encargando de recuperar todas las piezas que exige en calidad de restos mortuorios y no como objetos. Tras una ceremonia, las guarda en un depósito consagrado con los restos de esqueletos y otros objetos funerarios.

Desde 2005, los distintos museos de Europa están enviando de vuelta a Nueva Zelanda en un goteo incesante los restos mortuorios de maoríes. Hace escasos días el museo de Historia Natural de Rouen (Francia) ha devuelto un toi moko, que figuraba en sus colecciones desde finales del siglo XIX y había sido expuesta al público durante años. Es la primera de las cabezas francesas que se restituye. Aún quedan entre 12 y 20 más repartidas en colecciones de distintos museos, y deben regresar a casa a principios de 2012 para dar cierre a la “odiosa forma de traficar de otra era”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

7 pensamientos en “Tráfico de cabezas momificadas

  1. Buscador Radiocinquero

    Queridos amigos Valenzueleros:

    La señorita Valenzuela ha escrito un artículo muy sentimental y mitológico.

    Fíjense que el habitante salvaje de otros mundos siempre recibe un tratamiento preferente tipo business class.

    El honor. Ay, el honor.

    Resulta que un señor desenterró unos muertos y los vendió. A diario en las ciudades modernas se desentierran muertos al hacer obras y nadie habla de honor. Los muertos se colocan en otro lado y santas pascuas. No hay ceremonia ni artículos sobre el honor.

    Pero cuando el desenterrado es un salvaje del tercer mundo sí que puede hablarse del honor. El tratamiento se hace con guantecitos de látex, no sea que contaminemos al maorí con nuestra inmundicia occidental.

    ¿Escribiría alguien un artículo que mencionase el honor en referencia a los huesos del Cid que están esparcidos por varios sitios de Europa y que también se vendieron? No. Claro que no. Si se habla del honor referido a España, es fascista, retrógrado, franquista y antiguallesco. Solo los maoríes tienen honor. Los españoles tienen naftalina.

    Los periódicos oficiales del salvajismo ilustrado dirían que ya está bien de tanto fascismo reclamador de los huesos del Cid. Vamos, hombre. Hasta ahí podíamos llegar.

    Solo los maoríes tienen honor.

    Ay, ese occidental culposo, atrapado en un cuerpo culpable. Ay, el mundo asimétrico visto desde el sofá occidental.

    Cuídense todos.

    Responder
  2. Pingback: Las macabras fiestas de desvendado de momias | ECO SOCIAL...OJO CRÍTICO

  3. adrana

    Buenas, estoy haciendo un trabajo sobre el tatuaje, en concreto tengo un punto en el cual trato el tatuaje maorí y si es posible me gustaría saber tus fuentes ya que me ha parecido un articulo muy interesante, Muchas gracias.

    Responder
  4. marcos

    Gracias América por el artículo, conocía el tema, por eso valoro su divulgación..

    Buscador Radiocinquero, tienes toda la razón en relación a los restos del Cid, y a los complejos de muchos españoles de rendir tributo a su glorioso pasado… pero no tenias para que desquitarte con los Maori, por el contrario, deberías tomarlo como ejemplo y en vez de buscar el empate apuntar al doble estándar.

    Adrana, soy chileno y aquí algo se ha publicado sobre los tatuajes polinesios en relación a nuestra isla de Pascua (única isla polinesia donde se habla castellano) y ademas sobre el “Takona”, forma de pintura corporal asociada. Ver http://museumstore.cl/tienda/producto/takona-tatu

    Para tu investigación te recomiendo visitar el único sitio en castellano para toda la polinesia https://islasdelpacifico.wordpress.com/2012/10/25/maori-takona-tatuaje-en-la-isla-de-pascua/

    Saludos desde Chile.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ siete = 9