Primeras catas de los vinos submarinos

“Los crianza han envejecido el doble de rápido que en tierra”, asegura a Cóctel de Ciencias con satisfacción Borja Saracho. Él es el creador de la primera bodega submarina del mundo. Está en el fondo de la bahía de Pletzia (Vizcaya) y alberga unas 2.000 botellas.

Hace unos días su equipo ha realizado la cata más definitiva de los primeros caldos envejecidos de esta manera. Ha constatado que seis meses bajo el agua son suficientes para producir claras y positivas diferencias en comparación con los vinos que envejecen en tierra. “El crianza es más potente en boca y los colores han variado. En definitiva, es un vino más hecho”, asegura. “También el color y el sabor de la sidra han evolucionado claramente hacia un producto mas redondo”.

“Sin embargo, en el reserva no hemos notado nada por el momento”, reconoce Saracho, presidente de la empresa Bajoelagua Factory, que ha puesto en marcha este experimento, que llaman Laboratorio Submarino de Envejecimiento de Bebidas.

Grupo de catadores probando los vinos submarinos (Foto: LSEB)

Grupo de catadores probando los vinos submarinos (Foto: LSEB)

Las botellas fueron colocadas ahí debajo con especial mimo en septiembre. En enero, el equipo realizó una primera cata, pero había pasado tan poco tiempo que no se notaba apenas diferencia. A principios de mayo han realizado la segunda cata de resultado sorprendente. “Aún así, cada vino es diferente, hay sumergidos 37 distintos y habrá que ver cómo evolucionan”, comenta prudente Saracho.

Las botellas están dentro de módulos denominados MEC (Monitorización Envejecimiento y Control), que están cerrados a cal y canto. Están equipados con cámaras y sensores que comunican los datos en tiempo real a boyas situadas en la superficie que envían los datos al laboratorio.

Recreación del laboratorio submarino (Imagen: LSEB)

Recreación del laboratorio submarino (Imagen: LSEB)

La idea es usar estos datos para realizar un estudio científico sobre el envejecimiento de los vinos bajo el agua. La idea surgió tras saber que en varios pecios hundidos hace siglos se han encontrado botellas de vino y champán en perfecto estado.

“El cambio está constatado, pero falta saber por qué”, señala. Los módulos están colocados en una zona de confluencia de una ría y el mar, y por lo tanto, las aguas golpean las estructuras y mecen la botellas. “Este movimiento, la presión y la absoluta oscuridad son algunos de los factores que se están estudiando como posibles causas de este envejecimiento acelerado”, explica.

El estudio aún está en marcha y no hay conclusiones sólidas, pero aún así ya hay firmas interesadas en instalar botellas en el lecho marino. EL éxito comercial está asegurado.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 pensamientos en “Primeras catas de los vinos submarinos

  1. ANA

    ¡Que curioso,aunque no sé porque no lo veo práctico,¿Si compras unas botellas de este tipo,¿las puedes conservar en tu casa en tu bodeguita de siempre? un saludo.

    Responder
  2. Mariola Estevez

    Hola, soy Diego, Mariola le pone una chispa de gracia a este interesante estudio comentándome: ¿que pasa si Bob Esponja y sus amigos se beben el vino? ¡Jejeje!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − 7 =